El sonido de las esferas

2011 - actual

“La música de las esferas” hace referencia a la idea de que ciertas combinaciones sonoras que resultan consonantes, derivan de las mismas proposiciones que aquellas con las que está construido el universo y que en un sentido inverso, el movimiento de los astros responde a esas consonancias musicales.  Esta música perfecta a la que se refiere el mito pitagorico no es perceptible por el oído humano, solo tiene la belleza de un concepto armónico y matemático.

 
 

La teoría de la armonía de las esferas que se remonta al filósofo griego Pitagoras afirma que el mundo entero se compone de armonía y números. Tanto el alma microscópica como el universo macroscopico se articulan en proporciones ideales que se pueden expresar con una secuencia de sonidos. El movimiento de los astros en el firmamento obedece a las mismas proporciones armónicas que la música. 

Este planteamiento metafísico esta originariamente ligado a úna visión del cosmos en la que los astros esta contenidos en esferas concéntricas que giran, produciendo sonidos consonantes que se ajustan a determinadas proporciones armónicas.

Los griegos concebían al creador del universo en términos de verdad absoluta y no como un dogma heredado o una sabiduría recibida. Deducían que la forma y el número eran esenciales para el universo y que para llegar a la realidad física , la creación partía de formas abstractas no percibidas por los sentidos.  La sutilezas del número y lo absoluto de la geometría eran parte del mundo empírico, la estructura escondida tras la materia física.

En la edad antigua intentaron representar el mundo en su tiempo y en su espacio, como ahora lo hace la ciencia y especialmente la física, generando leyes y proyectando las sobre el caos.

Hoy sabemos que todo lo que hace el se humano forma parte de una malla a la que pertenece con su tiempo y su cultura. La creación de esta red,- paradigma- lenguaje- cultura- , es el orden construido, el arte,la ciencia, la religión. Intentar configurar una ideología del tiempo y del espacio es querer asumir la condición “ divina del hombre”, para que este pudiera verse como verdadero creador.  Considerarse como parte de un universo diseñado de acuerdo a un proyecto al que se le adjudica un sentido trascendente , quizás para no aceptar lo azaroso del caos.

Esta fuerza creadora es aún un misterio inexpresable, que llevamos dentro y que el artista intenta acercarse a su fuente para revelarla, manifestarla. Es también , quizás una forma de materia no perceptible a los sentidos que unida a ella toma cuerpo y se convierte en forma, en realidad.

La obra de arte, refleja esta fuerza, es también génesis que participa de ese movimiento, ese principio, esa visión.  El sonido o “ palabra original” , pone en vibración la materia de la cual están hechas todas las cosas.

“ Al Principio era el Verbo.”

“ La música de las esferas” , es también parte de un proceso interior. Cuando se hace el silencio de la mente, el sonido interno se manifiesta como un entramado de vibraciones , nitidez y armonía dentro del propio viaje hacia uno mismo.